Anuncio cabecera Longines

Masters 1000 Roma. Djokovic apresó a un Nadal lastrado

By on 18 mayo, 2014

No pudo ser. El navío en el que viajó Rafa Nadal para encontrarse en la final con Novak Djokovic, llegó con demasiados agujeros en el casco para mantenerse a flote después de otra batalla.

Y es que Nadal ha luchado a brazo partido, emocional y físicamente, en todos los encuentros de este Masters 1000 de Roma. Empezando con Simon, pasando por Murray hasta el Cabo de Trafalgar que fue hoy la Centrale de Roma.

Cierto es que el serbio se encontró también con duros adversarios en su viaje, David Ferrer y Milos Raonic le llevaron al límite, pero Djokovic estuvo más entero y agresivo en la última batalla.

El partido fue de ida y venida, con viento racheado repartido para ambos contendientes en los 2 primeros sets.

Empezó con las velas desplegadas el mallorquín, que se puso con 4-1 en un visto y no visto. El serbio se hundía en cada ola que formaba la pelota con “top spin” que venía del balear. Muy fallón Nole. Pero Nadal le dio una tregua y Djokovic pudo remar para acercarse en el marcador. Al final, volvió de nuevo Rafa para acabar 6-4.

En el segundo set el vendaval lo aprovechó el de Belgrado. 3-0 para empezar. Y otra vez el viento cambió de dirección y se puso a favor de Rafa arrastrándole hasta el 3-2. Un espejismo ya que inmediatamente después Novak sacó los cañones y terminó rematando un set que acabó con 18 golpes ganadores a su favor. Pam pam pam y 6-3.

En el último acto se calmó la corriente de aire, aunque el buque de Djokovic llevaba casi siempre la delantera. Nadal cogió su drive, su timón, cuando pudo, y eso le hacía mantenerse a flote. Pero Rafa estaba lastrado. Su servicio no hacía daño a Novak (sólo 54% de puntos ganados con su primer servicio y una 43% con el segundo), y sus piernas estaban astilladas cuando se llegó a ese punto de la batalla.

Consiguió remontar a base de coraje, de 3-1 a 3-3, pero enseguida el serbio le hizo contrabreak y se colocó 4-3. La brisa de la que disfrutó en este set en algún momento el mallorquín, dejó de soplar definitivamente y Djokovic llegó a puerto con la nave del balear apresada. Al final 6-4, 3-6 y 3-6

Buen botín para Djokovic. Tercer título en Roma y tercer Masters 1000 del año.

 

Todas las fotos del Torneo de Roma 2014

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista de Tenis Grand Slam. Noticias de Tenis. está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache