Anuncio cabecera Longines

Gulbis, tonterías y payasadas

By on 13 junio, 2013
FotoErnestGulbis800

Ernest Gulbis en Roland Garros

Desde que el código de conducta de la ATP puso coto a las ‘gracias’ de gente como McEnroe, Connors y Nastase, no falta quien diga que el circuito ATP peca de cierto aburrimiento.

El último en decirlo ha sido un jugador que parece querer ocupar el lugar de los citados al menos en el ‘espectáculo’, puesto que en el juego parece, aunque prometedor, algo alejado de ellos: Ernests Gulbis. El tenista letón, hijo de millonario, poseedor de jet privado y también de un gran talento tenístico que no llega a explotar –aunque este año parece haber mejorado- se despachó durante Roland Garros a gusto contra los líderes del circuito.

Ernests Gulbis declaró al diario L’Equipe que: “en el tenis actual no hay carácter. Respeto a Roger, Rafa, Novak y Murray, pero creo que son jugadores aburridos. Sus ruedas de prensa lo son. Fue Federer quien impuso esta tendencia para dar imagen de caballero. Pero son un coñazo. En cambio, en el boxeo los púgiles se desafían y muestran emoción”. Además, señaló que Djokovic no le parece “el jugador con mayor talento en el circuito”.

Ya con más profundidad Gulbis señaló también que “los jugadores ‘top’ deberían ponerse de acuerdo para mejorar el tenis, pero están contentos con que a los pequeños se les trate como a la mierda y a sigan sin dinero para poder pagar a los mejores entrenadores. No quiero aquí a un tipo -no voy a nombrarlo- que piensa que los demás jugadores son gilipollas”.

Gulbis, que este año ha declarado en varias ocasiones que se ve capaz de ganar a Nadal, antes de ser invariablemente derrotado por este, fue contestado por David Ferrer, que respondió que “es mejor ser un coñazo que un payaso”. Veremos si sigue diciendo lo mismo si consigue explotar o entrar en la élite del circuito.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista de Tenis Grand Slam. Noticias de Tenis. pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache