ANA SALAS: ENTRENADORA, TENISTA, PROMOTORA Y MUCHO MÁS

By on 3 agosto, 2020

Por Alejandro Pérez

Ana Sanas Lozano (Madrid, 1972) es entrenadora, jugadora, capitana, organizadora, directora y comentarista. Desde 2016 entrena a Daniel Caverzaschi. En 2014 creó la ahora fundación BEPRO de ayuda al deportista y es responsable del Área Femenina en el circuito IBP Uniuso. Todoterreno.

Comienza a entrenar a Dani Caverzaschi tras los Juegos de Río 2016. ¿Por qué?

Dani y yo nos conocimos en 2009, cuando dirigía en la Federación de Tenis de Madrid.  Yo era la Directora Técnica y me encargaba de las escuelas adaptadas a la discapacidad. No estaba en pista con Dani, pero dirigía su proyecto y planificamos Londres 2012. Luego se fue a Inglaterra a estudiar y yo dejé la FTM para crear mi Fundación. Cuando volvió me pidió entrenar, me insistió y me convenció. No le costó mucho, era un proyecto que me motivaba mucho. Pero si, es un chantajista emocional. Siempre nos hemos entendido muy bien. Él siempre ha tenido una personalidad muy fuerte y madura. Conectamos mucho y estamos en la misma onda. 

En cuatro años, ¿cómo ha evolucionado Dani?

Técnicamente hemos hecho un cambio enorme. Hemos mejorado muchísimo la derecha. Ahora domina con ella. Ha mejorado mentalmente, es mucho más maduro en pista. Hemos cambiado la estrategia y sobre todo ordenado el recorrido. Era un jugador muy sólido atrás. Por eso le llaman ‘El Nadal del tenis en silla’, con golpes muy liftados de fondo y luchamos por meternos más en pista, hacer golpes más decisivos. Los defectos técnicos le impedían ser más agresivo. Con la derecha estructurada hemos hecho un trabajo muy duro y espero que, tras este parón de cuarentena, de resultado.

¿Tienen algún techo?

Nunca te puedes poner techo. Nuestro objetivo es ser los mejores, pero siempre con la humildad de aceptar lo que nos merezcamos. Hay que marcarse objetivos altos sin poner límites, pero ser realista e ir paso a paso. Tienes que saber que recursos tienes y esperar que los factores que te rodean y no dependen de ti, te sean favorables. 

En este tiempo, ¿cómo ha evolucionado el tenis en silla?

Cada vez hay más jugadores y está más profesionalizado. Antes había uno o dos que se llevaban todo. Ahora hay ocho o diez que pueden ganar. Se ha evolucionado mucho en velocidad de bola y saque, que es una de las mejoras de Dani. El tenis en silla tenía mucho margen de mejora. Ahora, en los torneos de Grand Slam o Súper Series (primera categoría tras Grand Slam y el Masters) se ven partidazos desde primera ronda. Un poco como cuando en el tenis femenino hace 20 o 30 años había partidos de primera ronda muy fáciles para las mejores. 

Ese cambio, ¿puede deberse a una mayor atención de instituciones, federaciones y medios?

Sin duda. La Real Federación Española de Tenis (RFET) ha apostado mucho por el tenis en silla en los últimos años. También el Comité Paralímpico Español y la ITF. Las federaciones de los grandes países como Inglaterra, Francia u Holanda tienen una gran estructura y presupuesto para ello. Y es un motivo para que, en los últimos años, haya más jugadores y de más calidad. Se les respeta más. Ya no se considera un deporte solo beneficioso para su salud o se considere exclusivamente de recreo. Ahora ya es un deporte que llama la atención. Las empresas están patrocinando y cada vez hay más dinero: Ya hay torneos en el circuito internacional en los que se paga entrada y hay mucha gente en las rondas finales. 

“Con Dani Caverzaschi trabajamos para ser los mejores, con humildad”

La silla de competición. ¿Qué parte del éxito tiene el tenista y qué parte la silla?

La silla es mucho más importante que la raqueta. El factor fundamental del tenis en silla es la movilidad. Una silla debe favorecer los giros, las vueltas y los pivotajes. Nosotros tuvimos unos problemas enormes con la silla en 2018. Hasta que hemos conseguido la silla actual nos ha costado mucho tiempo y pérdida de torneos importantes. En porcentaje, la silla es un 50%, un 60% o más. Es muy difícil llegar a ser un buen tenista si la silla no te acompaña. Tenemos al menos 14 variables tangibles. Altura, inclinación, distancia entre ejes etcétera. 14 variables que tenemos que trabajar y buscar lo óptimo a base de ajustes. Me he tenido que hacer una experta mecánica de tenis en silla. Si te sientas en una silla, te das cuenta de la dificultad que tiene y lo importante del ajuste.

¿Cuántas empresas fabrican sillas de competición?

No hay muchas. Tienes que coger una empresa y trabajar con sus proveedores. Siempre hay una o dos marcas buenas a las que compra esa empresa. Pero hay muy poquitas que se dediquen a fabricar sillas de ruedas de competición. El trabajo más importante y difícil es coger las medidas. La distancia de los ejes, medidas de hombros, caderas, rodillas, o tobillos. También hay que tener en cuenta la discapacidad de cada jugador. Tomar las medidas es lo más difícil y, si falla eso, se estropea todo. 

En los Grand Slam en silla sólo participan los ocho mejores de la ITF ¿qué le parece?

Es muy negativo y tiene que cambiar. Les da una ventaja múltiple a los de arriba. Los ocho mejores juegan los cuatro Grand Slam y el Masters entre ellos. Hay cinco torneos que se reparten la mayoría del dinero y los puntos, además del extra de partidos de nivel entre ellos. Es muy difícil que alguien entre en ese círculo, porque no puede competir en esos torneos. El Masters a ocho está bien, pero los Grand Slams hay que abrirlos a 16 jugadores como mínimo.  En ese caso entrarían los dos mejores españoles: Martín de la Puente (13º) y Dani Caverzaschi, que ahora está el 22º por una lesión de cuello, pero llegó al 12 en 2018. Hay siempre cinco torneos que marcan la diferencia de puntos, dinero y nivel. Tarde o temprano lo cambiarán.

En 2014 deja la FTM para crear BEPRO, ¿qué es?

Es una fundación que busca ayudas, becas y recursos para deportistas en España. Adaptamos la formación académica al deporte en nuestro país. Buscamos becas en centros académicos y deportivos, así como en cualquier recurso que pueda ayudar al deportista en su entorno. Nace de toda mi experiencia como jugadora, directora de federación, etc. Hay un vacío en la formación académica adaptada al deporte en nuestro país y estamos contentos de ser los primeros en ofrecer estas opciones a los deportistas estudiantes. Ha sido un camino duro, pero a día de hoy ha merecido la pena. Esto no ha hecho nada más que empezar. A pesar de llevar más de cuatro años con ello, ahora empezamos a ver frutos.

“En la Fundación BEPRO realizamos atención integral al deportista”

¿Cómo se estructura BEPRO?

Se divide en tres partes. En la primera realizamos una Atención al Deportista. Le ayudamos a saber dónde, qué y cuándo estudiar dependiendo de su deporte. Adaptamos el programa académico a su carrera deportiva. Le damos ayuda psicológica-deportiva. Cada deportista tiene sus psicólogos, pero nosotros le ayudamos a encajar todo el puzzle y hacerlo sostenible. Buscamos opciones laborales, becas y recursos. También dónde entrenar, en un lugar que se adapte a su formación académica. Desde la fundación hacemos un traje a medida de una vida equilibrada y completa al deportista. No hablamos tampoco sólo de tenis sino de cualquier deporte. Para que, cuando acabe su carrera deportiva, traiga un poco de inercia para integrarse en la vida laboral. En muchos casos, esa transición es muy traumática. Es acabar la carrera deportiva y encontrarse con la realidad.

En la segunda parte identificamos todas las escuelas de deporte adaptado a la discapacidad,  intelectual como física y sensorial en España. Las metemos en nuestra plataforma para que todos los discapacitados puedan localizarlas. Además, creamos nuestras propias escuelas con el 30% de todas las donaciones que recibimos por la atención al deportista. Ya tenemos cinco de tenis en silla con un proyecto con la RFET y otras empresas. Tenemos diez grupos de discapacidad intelectual en Alcorcón en un proyecto maravilloso.

El tercer bloque es el más pequeño. Guardamos un pequeño presupuesto para dar becas a los deportistas para que estudien en España. Son 27 becas, de las que acabamos de sacar ahora la convocatoria, para que empiecen a estudiar en universidades o colegios identificados por BEPRO como pro-deporte. Invitamos a todos los deportistas que quieran solicitarla, que accedan a www.teambepro.com y lo hagan.

Es responsable del Área Femenina del circuito IBP. ¿En qué consiste?

IBP Tennis Series es el Circuito Nacional de torneos con premios en metálico oficial de la RFET. Yo me ocupo de representar a las chicas desde el Área Femenina. Soy la responsable de que siempre haya igualdad y de todo lo que puedan necesitar o solicitar. Estoy apoyando a Quino Muñoz en la dirección de circuito y es el complemento perfecto para los tenistas que se quedan en España a estudiar para que puedan competir todo el año.

¿Qué labor cumple este circuito para el tenis español?

Se trata de unificar, centralizar y coordinar todos los torneos con premios en metálico. Pueden jugarlo todos los tenistas que tengan la licencia por la RFET. Además, llevamos a cabo una labor solidaria de la mano del Legado de María de Villota, que hacen del proyecto una herramienta muy potente, necesaria y bonita. Francis Blanco y Marisa Paris, son los promotores y lo hacen con la sola motivación de aportar al tenis y a la sociedad. Como siempre dice Francis, hay que hacer las cosas por que te hacen sentir bien. Necesitamos muchos Francis y Marisas.

La Federación ha creado unos torneos nacionales (La Liga MAPFRE) para dar competición mientras vuelve el tenis internacional, incluyendo tenis en silla. ¿Qué le parece?

Han sido momentos muy difíciles y no ha sido fácil mirar al futuro por la incertidumbre que tenemos. Creo que la idea de crear La Liga Mapfre es positiva para los tenistas profesionales a pie y en silla. Aunque sea de exhibición, les vale como transición al circuito profesional. Desde la RFET se está apostando mucho por el tenis en silla y es un gran avance que se les dé la posibilidad de jugar y entrenar la competición, así como la visibilidad de la final en RTVE. Por lo tanto, es muy positivo y todo el colectivo de tenis en silla ha de estar muy agradecido por ello.

Aún con este nuevo circuito de la RFET, ¿El IBP puede dar competición a más tenistas de los habituales que lo aprovechen mientras el tenis internacional no se reanuda?

El circuito va a jugar un papel muy determinante. Todos los jugadores necesitarán jugar a la espera de que abran el circuito internacional. El mejor entrenamiento siempre es un partido. Habrá jugadores del top-100 para abajo jugando en lugares que nunca hubiésemos pensado. El circuito IBP con toda su estructura, va a apoyar y potenciar a todos los clubes y jugadores..

El modelo del circuito IBP se centra en el eslabón más débil en el intermedio de ser aficionado a profesional, ¿es un modelo exportable a otros países?  

Por supuesto. Tiene que haber una federación nacional potente o un mecenas como Francis o Marisa que pongan dinero. Es un modelo muy interesante para dar esa cobertura. Incluso para gente que ha jugado siempre al tenis, que tiene entre 25 y 35 años. No son veteranos, no tienen 35, pero no hay competición divertida para ellos cuando cumplen 25. En estos torneos juegas la previa y, si la ganas, te metes en un cuadro final con jugadores que juegan más. Es una opción totalmente extrapolable a cualquier país. Pero, sobre todo, es una opción para muchas formas de jugar al tenis. 

«Espero verme de nuevo en cabeza del ránking mundial”

También sigue siendo jugadora. Hoy día, ¿qué relevancia tiene jugar torneos?

Los últimos dos años he estado con BEPRO y no he tenido mucho tiempo e incluso he estado lesionada por falta de preparación y entrenamiento. El cuerpo es sabio y se queja si no lo cuidas y lo mimas. Llevo dos años que no estoy tan centrada en mis torneos. El último Campeonato del Mundo Senior que gané fue en 2017. Ahora con BEPRO más ordenado y arrancado, vuelvo a ponerme en forma y espero conseguir algún título mundial más en lo que me queda de vida tenística. Mi propósito, cuando volvamos a la normalidad, es regresar a competir como cuando jugaba mínimo una decena de torneos cada año (la última vez en 2016). Espero contar en breve que vuelvo a estar de nuevo a la cabeza de la clasificación mundial. Jugar menos no ha sido porque haya querido sino porque no puedes tenerlo todo. Hay que priorizar, y sacar adelante un proyecto como Bepro, me ha requerido todo el tiempo y energía. Creo que ha merecido la pena y ahora va a ser bonito jugar con mi Fundación en marcha. 

También comenta en TV. ¿Qué cree que aporta a las retransmisiones?

Comencé con la Copa Federación con Nacho Calvo en Teledeporte hace años y, de forma continua, los últimos cuatro o cinco años en Movistar. Siento que puedo aportar y creo que cada vez más. Me gusta comentar lo que está por dentro, la parte mental y el lenguaje gestual del jugador. Disfruto mucho. Comentar partidos y jugar mis torneos me ayuda mucho también con Dani, porque mantiene frescos los matices y los conocimientos adquiridos en toda mi carrera. Cuando compites, sea el nivel que sea, necesitas unas rutinas y las fases del partido. Hay muchos matices que son los mismos sea cual sea el nivel. 

¿Qué es el Club de Tenis Chamartín para usted?

Chamartín es mi casa, estoy allí desde que era chiquitita. Comencé a jugar la liga desde muy pequeña. Con 14 años, ya estaba en los equipos absolutos con las mayores. En los últimos años he sido Capitana del equipo absoluto. Hay mucha gente del Club que conozco hace 40 años. Es tu segunda familia. Aunque los veas cada mucho tiempo, parece que los has visto ayer. Para mí el Club va a ser siempre mi segunda familia y mi segunda casa. Si tengo reuniones en Madrid y me sobran un par de horas, me paso por allí a estar con mi gente o a trabajar. Es algo muy emocional que siempre voy a tener. Mi infancia y mi vida entera está ahí.

Entrenadora, comentarista, organizadora, directora, capitana y tenista. En las 24 horas del día, ¿cómo se hace todo?

Hay que priorizar. Si no lo haces es imposible sacar adelante todo. Con Dani, por ejemplo, no viajo todas las semanas, viajo unas 10 aproximadamente. Cuando él no está me da tiempo a hacer muchas cosas. En los dos últimos años no he entrenado tanto para mí. Y he tenido que decir no a mucha gente que me ha pedido entrenar. Comentar partidos en Movistar+ solo son varias semanas al año y el día que comento puedo hacer más cosas. Soy muy inquieta y siempre quiero hacer mucho, pero hay que simplificar y dosificar. Es verdad que a veces me he pasado de la raya en horas. Ahí el cuerpo te da avisos. He tenido algún susto. Hay que dosificar, equilibrar, trabajar duro y disfrutar de la vida.

El tenis internacional vuelve en agosto en EEUU, con las medidas pertinentes. ¿Qué opina?

En el tenis es fácil mantener las distancias de seguridad y si encima se marcan unas pautas estrictas de distanciamiento, mucho más. Al jugar, un tenista está a mucha distancia del otro. El tenis mueve mucha economía y muchas familias viven de él. Quizá a puerta cerrada se pueda hacer. Al tenis, y a todos los deportes con distancia, no deberían meterlos en el mismo saco que los deportes de contacto y de equipo. Es un daño enorme que es fácil de evitar filtrando las normas por tipos de deporte. 

El US Open incluirá un cuadro de tenis en silla tras no haberlo planeado inicialmente.

Tenía sentido que, si lo hacen, lo hagan en todas sus categorías. En un principio imagino que redujeron todo lo que pudieron por la incertidumbre, pero no cambia mucho añadir un cuadro de ocho jugadores a toda la estructura de un Grand Slam.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *