Ricardo Sánchez: “Quiero dejar un legado importante en el tenis”

By on 20 octubre, 2020

por Alejandra Téllez

  • En diálogo con la revista Grand Slam, el técnico habló sobre su trayectoria en el circuito profesional y sobre su nuevo proyecto junto a la tenista colombiana María Camila Osorio. 

En 2008, Ricardo Sánchez protagonizaba uno de sus máximos logros como entrenador luego de que Jelena Jankovic, su pupila, alcanzara la cima del ranking mundial. Junto a Sánchez, la jugadora serbia demostró que aquel éxito no era casualidad, logrando cuatro títulos ese mismo año (WTA Premier 5 de Roma, China Open, WTA Premier de Stuttgart, Kremlin Cup) y disputando por primera y única vez una final de un Grand Slam (US Open 2008). 

“A nivel profesional el éxito más grande ha sido el de Jelena Jankovic. Estuve tres años con ella en una época en la que había muy buenas jugadoras en el circuito como Justine Henin, Amélie Mauresmo y Kim Clijsters; aún así, logramos una de las mejores actuaciones de su carrera”, recuerda Sánchez.

   

Sin embargo, 30 años atrás, el almeriense entró al mundo del tenis por pura casualidad. Estando en el municipio de Benidorm, tuvo la oportunidad de pisar por primera vez una cancha luego de que accidentalmente entrara en uno de los entrenamientos del Club de Tenis de esa ciudad. “Cuando llegué me puse a recoger pelotas y unos alemanes me dieron 80 pesetas de propina; me gustó y comencé a ir todos los días después del colegio. En ese club aprendí a jugar al tenis y después de un tiempo me trasladé a Madrid para seguir entrenando”.  

De ahí su carrera fue en subida, posicionándose dentro de los mejores juveniles de Madrid y luego disputando el circuito profesional con victorias sobre jugadores destacados. A pesar de ello, a los 30 años y luego de una operación de hernia discal, Sánchez le puso fin a su participación en el circuito profesional. “Las cosas pasan por algo y definitivamente el mejor camino que pude tomar fue el de entrenador. Como coach he alcanzado mis mayores logros y alegrías”, sostiene el hombre que llevó a Jelena Jankovic a lo más alto.     

Al poco tiempo de haber dejado su etapa como jugador, salió la posibilidad de formar una escuela en el club La Marina en Benidorm. Tres años más tarde dirigió una academia en Almería y, para mediados de los 90, comenzó a trabajar con el tenista madrileño Roberto Carretero, a quien llevó a quedarse con la corona del Super 9 de Hamburgo en 1996 (denominación pretérita de los actuales Masters 1000) y quien “verdaderamente le abrió las puertas como entrenador en el circuito profesional”.

Su experiencia también le permitió trabajar con jugadores de la talla de Jacobo Díaz y Nicolás Massú y ser el director del Equipo Colsanitas en Colombia. Allí, de la mano de los colombianos Felipe Berón, Miguel Tobón, Alejandro Pedraza y el libanés Patrick Farah,  forjó una camada de tenistas que le dieron los mejores triunfos al país sudamericano. Fabiola Zuluaga, Alejandro Falla y la actual pareja número 1 del mundo, Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, hacen parte de ese grupo de jugadores que se formaron bajo su dirección y que sobresalieron en el circuito mundial. 

Sánchez, quien estuvo al mando del equipo por seis años, siempre fue fiel a su idea de que los elementos indispensables para formar grandes tenistas son: tener presupuesto, contar con un entrenador experimentado y un buen equipo de trabajo. “Cuando llegué a Colombia implementé el sistema que yo consideraba que era el correcto y ese fue el que impulsó en su momento al Equipo Colsanitas”, sostuvo el coach.

Ya habiendo adquirido experiencia en los circuitos de la WTA y la ATP, el andaluz, además de trabajar con Jankovic, hizo parte de los proyectos de tenistas de renombre como el madrileño Fernando Verdasco, la danesa Caroline Woznacki, la rusa Nadia Petrova y la puertorriqueña Mónica Puig. 

“De todos los jugadores con los que he trabajado me arrepiento mucho de haber dejado el proyecto que tenía con Mónica Puig. Íbamos por muy buen camino y hubiéramos podido lograr grandes cosas”, expresó. “Desafortunadamente no pudimos arreglar algunas diferencias, “añadió Sánchez. 

Ahora, el de Almería se encuentra trabajando en uno de sus proyectos más especiales junto a la jugadora colombiana María Camila Osorio, ex número 1 del mundo junior y campeona del US Open Junior en 2019. “Estoy muy contento, hemos mejorado mucho. Ya agarró un patrón de juego y domina con la derecha, también mejoró el cortado de revés y el saque con kick”.  

“Ella es una niña que tiene un potencial muy grande y yo espero que en un futuro pueda estar dentro del Top 10. Ahora tenemos planeado disputar cuatro torneos, el WTA 125k de Praga, el W60+H Saint Malo, el W80 Cagnes Sur Mer y luego la fase de clasificación de Roland Garros”, expresó el coach. 

Ricardo Sánchez le ha dado muchas alegrías al tenis profesional, sin embargo, casi todo su trabajo lo ha realizado por fuera de su país natal. “Siento que no me han valorado lo suficiente en mi país. En su momento me han podido aprovechar mucho en la Real Federación Española y perfectamente podría estar aportando al tenis allí”. 

“Yo no hablo con rencor, yo hablo diciendo la verdad y me duele que nunca me hayan llamado para pedirme una opinión acerca del tenis femenino que está bastante abandonado. Ahora, me gustaría dejar un legado importante en el tenis y ojalá que en algún momento pueda contribuir más en España“, concluyó uno de los entrenadores con mayor recorrido en el circuito profesional y quien ahora pretende engrandecer aún más su trayectoria en el deporte blanco.  

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *