Anuncio cabecera Longines

El final más cruel para Robredo

By on 27 octubre, 2014

Después de 3 horas y 20 minutos de partido, el Valencia Open 500 coronó al británico Andy Murray como nuevo guardián del Ágora. El tenista, que ya ganó este torneo en 2009 -primera edición como ATP 500- repitió éxito seis años más tarde tras imponerse al último español superviviente en un encuentro donde el drama estuvo presente de principio a fin (3-6, 7-6, 7-6). Hasta cinco bolas de partido tuvo en su poder el de Hostalric para conquistar su primer título de la temporada pero, como ya pasara hace un mes en Shenzen, ninguna murió en el otro lado de la red.

Comenzó bien Robredo, anotándose la primera manga con un doble break que le hacía dar un paso de gigante hacia el título. El español venía de recoger bandejas en Umag y en Shenzen, con lo que su cabeza solo cabía la posibilidad de que a la tercera fuera la vencida, pero ni los 6.000 espectadores presentes en la gran cita pudieron ayudarle, pese a que a Robredo no le faltó en ningún momento el apoyo de su gente. Ni los cinco dardos definitivos con los que contó en su raqueta. El tenis volvió a demostrar que a veces se alía con la crueldad y que sólo puede ganar uno, pese a que se lo merezcan los dos. Ante el fulgor de la grada, fue Murray quien cayó desplomado sobre la pista después de un maratón en el que volvió a salir vencedor.

Se trata de la decimotercera ocasión en la que un tenista español queda subcampeón este curso, enfrente de los once títulos cosechados por los nuestros. Un balance que, si no hay sorpresas, quedará en números negativos. Y es que la estadística se ha visto truncada en este último tramo de competición, donde España ha salido derrotada en sus últimas seis finales: Robredo en Umag, Ferrer en Cincinnati, Robredo en Shenzen, Roberto Bautista en Moscú, Ferrer en Viena y Robredo en Valencia.

Mientras las dudas y las incógnitas sobre la continuidad del certamen valenciano iban acaparando los focos a principio de semana, los verdaderos protagonistas de esto, los jugadores, trabajaban cada jornada para que el tenis fuese el gran triunfador del torneo. La batalla no ha podido acabar mejor. Con la confianza de que hasta 2016 tendremos tenis en Valencia y con una final inolvidable cargada de tensión donde el público demostró que esta ciudad se merece algo tan grande como esto. ‘Nadie sin tenis’ ha dejado de ser un lema para convertirse en una realidad.

 

 

Todas las fotos del Valencia Open 500

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista de Tenis Grand Slam. Noticias de Tenis. pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache