Anuncio cabecera Longines

Sorprendente Kimiko Date. Con 43 años vence a Hantuchova

By on 12 junio, 2014

Victoria de Kimiko Date sobre Daniela Hantuchova en el torneo de Birmingham por 6-4 y 6-0. La noticia no sería muy sorprendente si no nos pararamos en el detalle de que Kimiko tiene ¡43 años!

La japonesa es la jugadora más veterana del circuito. Pertenece a la generación de las grandes figuras históricas de los años 90 como Mónica Seles, Arantxa Sánchez-Vicario o Steffi Graf.

Contra ésta última jugó y perdió las semifinales de Wimbledon en 1996 tras dos días de lucha (el partido tuvo que suspenderse por falta de luz) por 6-2 2-6 6-3 quedándose a un sólo paso de la final del torneo más emblemático del mundo. A lo largo de su carrera también logró llegar a semifinales en Roland Garros y el Open de Asutralia.

kimikodate-wimbledon2013

Kimiko Date

Alcanzó su mejor ranking en 1995, cuando llegó al puesto número 4 del mundo, la mejor tenista japonesa de la historia. Otro dato sorprendente de su carrera es su retirada del circuito en 1996 después de perder con una jovencísima Martina Hingis (tenía 16 años en aquel momento). En el momento de su adiós tenía 26 años y era la 9ª jugadora del mundo.

Pero Kimiko tenía otra sorpresa guardada. Volvió a competir al más alto nivel en 2008 cuando ya contaba con ¡38 años!.

Durante el tiempo que estuvo fuera del circuito profesional, Kimiko Date se dedicó a correr maratones, llegó a completar el de Londres en 3h. y 30 minutos, creo un proyecto llamado “Come and play tennis with Kimiko Date!” para promocionar el tenis entre niños de 3 a 10 años y se casó en 2001 con el piloto alemán Michael Krumm.

Desde su vuelta a las canchas en 2008 ha vencido a jugadoras como Dinara Safina, María Sharapova o Samantha Stosur.

¿Hasta dónde puede llegar Kimiko? De momento ya está en los cuartos de final de Birminghan.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista de Tenis Grand Slam. Noticias de Tenis. pasaría la prueba de Stephen Fry gracias al almacenamiento en caché de WP Super Cache