Anuncio cabecera Longines

Juan Reque y el Thimblex

By on 5 noviembre, 2019

El pasado agosto recibí una llamada de mi antigua jefa. Fue una llamada en un momento desesperado ya que una lesión no le permitía realizar su trabajo, que en el caso de mi ex jefa es jugar al tenis.

La llamada vino provocada por que ella había oído hablar de un nuevo método de tratamiento que yo había inventado unos años atrás. El método se llama Thimblex y surgió por la necesidad de recuperarme de una lesión de menisco en mi rodilla. En ese momento – con la rodilla hinchada – los médicos me recomendaban operarme, pero como yo ya había tratado a cientos de pacientes con la misma lesión, sabía que una operación no era la mejor opción.

Por el contrario tenía la intuición que tenía que haber una manera mejor de bajar esa hinchazón y de recuperar la movilidad y funcionalidad de esa rodilla. Es ahí donde en mi cabeza empezaron a mezclarse los más de 20 años de experiencia tratando a pacientes, con los conocimientos adquiridos leyendo textos, haciendo cursos y viendo vídeos en youtube. Así, esperando la luz verde en los semáforos de la ciudad californiana de San Diego, empecé a realizar maniobras sobre mi rodilla y fue en ese momento cuando surgió Thimblex.

La teoría es muy simple. Las lesiones provocan inflamación y ésta inflamación hace que el espacio entre los músculos y la piel se reduzca con lo que los fluidos – flujo sanguíneo y linfático – no siguen su curso normal. Se crea por tanto un “estancamiento” de fluidos. lo que impide la curación de la lesión. En mi mente pensé ¿que pasaría si ejercemos una presión negativa, es decir, si aumentamos este espacio entre músculo y piel para que todo vuelva a la normalidad? Es más ¿no es este el mismo principio de las ventosas que se llevan usando miles de años como tratamiento en la medicina tradicional china? Con esta teoría en mente me fui tratando la rodilla y semanas después ya no había ni rastro de la lesión, lo que me permitió poder volver a realizar una de mis activadas favoritas, correr maratones.

En este artículo vamos a describir las distintas lesiones deportivas más comunes, la explicación de por qué se producen la mayoría de las lesiones crónicas en el tenis y qué es lo que puede realizar uno mismo para tratar esas lesiones. Un último lugar vamos a describir cómo pueden ayudar los tratamientos Thimblex y otras terapias.

En los sucesivos artículos vamos a describir una a una las distintas lesiones en el tenis, sus causas, sus características, los ejercicios para prevenirlas, los ejercicios para curarlas y los tratamientos que se pueden realizar si tenemos la mala suerte de nos haya tocado una de ellas.

REPORTAJE A JUAN REQUE, FISIOTERAPEUTA DE SHARAPOVA – 20080311

LESIONES DEPORTIVAS MAS COMUNES EN EL TENIS

Las lesiones deportivas pueden afectar a diferentes tejidos del cuerpo, incluyendo músculos, tendones, ligamentos, articulaciones o huesos. Entre las más habituales asociados al tenis se encuentran:

• Tendinitis. También llamada tendinosis en la actualidad. Consiste en la inflamación (no en todos los casos) de un tendón, y suele originarse por la repetición de un determinado movimiento en el tiempo. La teoría es que en un preciso momento, por un movimiento brusco o no habitual, se produce una microrotura de las fibras de un tendón. En condiciones normales esta rotura se recupera en unos días. pero si realizamos la misma actividad sobre ese tendón sin dejarle tiempo a curarse, ésto puede producir que la rotura no se recupere y que la lesión se haga crónica.
Las tendinitis más comunes son la epicondilitis lateral (también conocida como codo de tenista), la epicondilitis medial (codo de golfista), la tendinitis rotuliana (rodilla de saltador) o la tendinitis del supraespinoso (hombro de tenista). Aunque ninguna de estas tres lesiones es exclusiva de deportistas, la epicondilitis lateral, medial y la del supraespinoso son las más frecuentes en tenistas tanto amateur como profesionales.
• Distensiones musculares: Consisten en la rotura de fibras musculares debido a un estiramiento repentino del músculo. Un ejemplo de distensión muscular habitual asociada al ejercicio es la de los músculos isquiotibiales, que se localizan en la parte posterior de los muslos; esta lesión se da con frecuencia al practicar deportes que implican correr rápido y detenerse bruscamente, como el tenis.
• Esguinces: Son torceduras bruscas de una articulación, que pueden incluir la rotura de ligamentos o fibras musculares próximas. Los esguinces más frecuentes cuando se practica deporte son los que afectan a muñecas, tobillos y rodillas.
• Daños del cartílago: como el que tiene lugar en los desgarros y roturas de menisco. Deportes como el tenis y el baloncesto, en los que se pivota sobre la rodilla, aumentan el riesgo de sufrir lesiones de menisco. En personas de avanzada edad la lesión de cartílago más común es la condromalacia y la artrosis, tanto de rodilla como de cadera.
• Fracturas o roturas de hueso: Las más habituales al practicar deporte afectan a piernas, brazos, tobillos, muñecas y dedos de las manos o de los pies.

UNA TEORÍA MODERNA DE POR QUÉ SE PRODUCEN LAS LESIONES CRÓNICAS

Aparte, las lesiones deportivas se pueden clasificar en agudas y crónicas. Las lesiones agudas se dan de forma súbita, como las fracturas o los esguinces, y sus síntomas más característicos son dolor repentino, inflamación y dificultad de movimiento. Por el contrario, las lesiones crónicas tienen un desarrollo más lento, ya que se producen por la repetición de un mismo movimiento durante un periodo de tiempo largo, como es el caso de algunas tendinitis. Las lesiones crónicas también provocan inflamación y suelen causar dolor incluso cuando se está en reposo.
Muchos de vosotros habréis oído hablar de las fascias y del tratamiento fascial. Aparte de ser una técnica novedosa no hay mucha más información en el mercado sobre este tipo de tratamientos.

Resumiendo la idea detrás de la terapia de las fascias es la siguiente:

Las fascias son capas de tejido conectivo denso y organizado, desprovisto de grasa, que cubren la mayor parte del cuerpo. Bajo el tejido subcutáneo se encuentra la llamada fascia superficial. La fascia profunda es la capa que cubre los músculos.

Entre la fascia profunda y superficial hay un espacio por el que transcurren los líquidos sanguíneos y linfáticos.
Una gran parte de los dolores tendinosos y musculares provienen de restricciones en las fascias superficiales o profundas lo que puede llevar a adherencias y tejido cicatricial.
Fama y Bueti (2011) describen que cuando el tejido fibroso se irrita forma adherencias que comprometen el funcionamiento de la fascia, limitan la circulación a través del tejido subyacente e inhiben la función debido a la isquemia.
Las técnicas de Thimblex aumentan y liberan el espacio entre la fascia superficial y profunda lo que mejora el flujo linfático y sanguíneo. Este proceso llevará a una “limpieza” de la zona lesionada. Las tratamientos también mejorar el deslizamiento de la fascia profunda lo que activará a los músculos implicados y provocará un reclutamiento adecuado de las fibras (Stecco 2013).
Como último las técnicas también remueven adhesiones fasciales entre la fascia superficial y profunda. Las adherencias pueden transformarse de una sustancia similar a un gel (que limita el movimiento) a un estado de más acuoso y flexible (Mark Lindsey, 2005).

LA MEJOR FORMA DE TRATAR UNA LESIÓN

Cuando un tenista profesional se lesiona se activa una cadena de intervenciones y rutinas con el fin de volver a ponerle en la pista en el menor tiempo posible. No hay un solo tratamiento o método que le vaya a curar. Es una combinación de técnicas y métodos bien pensadas que harán que los músculos y ligamentos se recuperen, las articulaciones vuelvan a tener la movilidad normal y los tendones se llenen de sangre oxigenada.
Por mi experiencia tratando a tenistas como Maria Sharapova, Tommy Robredo, Youzhny o Kuznetsova, hay dos cosas que siempre son muy efectivas a la hora de tratar una lesión deportiva: tratamiento manual y ejercicios. Para mi este es el póker de ases, la fórmula mágica. Si además le sumamos paciencia y el no tener prisa para volver a la actividad el éxito está casi asegurado.
No es por tanto difícil recuperarse de una lesión. En los siguientes artículos vamos a describir los distintos tratamientos para las distintas lesiones. Vamos a estudiar y explicar las famosas rodillas de Rafael Nadal, el hombro que le trae de cabeza a Maria Sharapova en los últimos años, la cadera que hizo retirarse a Gustavo Kuerten o Magnus Norman, las muñecas de Del Potro, la espalda de Roger Federer o el codo de Novak Djokovic.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *