Carla Suárez: «Ser tenista es superarte y eso me habrá ayudado»

By on 6 febrero, 2021

Por Alejandro Pérez


Carla Suárez Navarro (Las Palmas de Gran Canaria, 1988) lleva cinco meses jugando el partido más importante de su carrera. En septiembre de 2020 hizo público que le habían diagnosticado un linfoma de Hodgkin. Esta semana ha terminado las sesiones de quimioterapia y en las próximas comenzará la radioterapia para terminar con todos los restos del cáncer. Su cuerpo ha reaccionado de manera inmejorable al tratamiento y una posible retirada en pista está ahora sobre la mesa: Carla había anunciado que el año 2020 sería el de su retirada. De estos cinco meses y de lo que vendrá, charla la tenista canaria con la revista Tenis Grand Slam. ¡Mucha fuerza, Carla!

¿Cómo se encuentra?

Bien. De momento bastante bien. Ya en la recta final así que bastante bien. Con la quimioterapia ya he terminado. La semana que viene tengo una prueba (tomografía axial computarizada, TAC) y, desde ahí, ya decidirán los médicos cuando empezar las sesiones de radioterapia y cuántas hay que hacer.

Hace cinco meses hizo público el diagnóstico. Con la perspectiva que da el tiempo, ¿cómo analiza ahora aquellos días?

Son noticias que no quieres escuchar. Yo en los entrenamientos me notaba algo más cansada, veía que algo no iba bien. Empezamos a hacer pruebas hasta que los médicos me lo comunicaron. Lo que he intentado desde ese día es focalizarme en recuperarme lo antes posible. Inicialmente tenía programadas 12 sesiones de quimioterapia. Se han quedado en ocho. Y ahora comenzará la radioterapia.

Carla Suárez, en su última sesión de quimioterapia

En el contexto que estamos ¿Se puede decir que la forma en que su cuerpo ha admitido el tratamiento ha sido inmejorable?

Sí. Los médicos siempre son cautos y esperan a las pruebas. Cuando hicimos la primera vieron que el cuerpo reaccionaba bien al tratamiento. Por eso decidieron quitar cuatro sesiones de quimioterapia y añadir radioterapia. Intuyo que también ha ayudado que el diagnóstico fuera temprano. Ellos lo vieron rápido, el cuerpo ha reaccionado bien y todo ha ido sobre ruedas. Todo influye.

Pensar en despedirme en la pista me ha ayudado a afrontar estos meses»

Las sesiones, desde la preparación hasta la recuperación posterior, ¿cómo es el proceso?

Normalmente en el hospital estás toda la mañana. Los días más duros son los dos, tres o cuatro siguientes. Iba a casa, descansaba todo lo posible y que pasaran los días para encontrarme mejor. Así lo he ido llevando.

Dedicarte profesionalmente a un deporte individual como el tenis, ¿te ha ayudado a afrontar y superar todos los aspectos de este proceso?

Probablemente sí. El tenis es un deporte individual, pasas muchas horas en pista tomando decisiones, solucionando los problemas que te aparecen. El superarte cada día y el esfuerzo, esa vida de deportista habrá ayudado.

Su intención era retirarse en 2020. Primero la pandemia y después el diagnóstico le han impedido, de momento, retirarse en la pista. ¿es un objetivo a toda costa?

Me gustaría despedirme en una pista de tenis, pero tampoco sé como va a reaccionar mi cuerpo tras todo eso. Es algo que he tenido en mente y me ha ayudado a afrontar estos meses de enfermedad. Quiero despedirme de la gente, la familia del tenis y los aficionados y que no me recuerden en una camilla.

Si la vuelta no puede ser al 100%, ¿se la replantearía?

Sí, por supuesto. No será volver de cualquier forma.

Volviendo a septiembre, primero anunció su baja de Cincinnati (15 de agosto), después del USOpen (24 de agosto), y finalmente hizo público el diagnóstico (estrenando septiembre). ¿cómo decidió manejar los tiempos para hacer pública la situación que afrontaba?

Es una situación muy personal. Los hay que deciden hacerlo público y otros que no. Como había anunciado que 2020 era mi último año y me iba a perder el USOpen y Roland Garros quería que la gente supiera el motivo. Decidí hacerlo público con toda naturalidad y desde la tranquilidad.

Sólo volveré si estoy al 100% y eso requiere esfuerzo y paciencia. El proceso será lento»


Tras hacerlo público se produce una sucesión de apoyos, reconocimientos y mensajes de ánimo desde dentro y fuera del tenis. ¿Qué le dice esta reacción?

Siempre ayuda recibir el cariño de tanta gente que te anima, te ayuda y te da fuerza. Se agradece. Nunca sabes la repercusión que va a tener o quien va a dedicar su tiempo a llamarte y animarte. Eso me ayudó y animó bastante y estoy muy agradecida.

Fuera del entorno médico, habló con Rubén Merchán, extenista que en su momento atravesó una situación similar. ¿Qué le ha aportado?

Rubén se ofreció a hablar conmigo y ayudarme. Yo quería conocer el proceso, lo que el cuerpo soporta. Me ayudó, me dio consejos, cosas que a él le ayudaron y cosas que no. Le pasó hace mucho tiempo, pero el tratamiento era muy similar. Todo lo que me dijo y me intentó ayudar
me ha servido muchísimo y acertó en muchas cosas.

¿Qué les diría a todas las personas que puedan pasar por una situación similar?

Que no pierdan la esperanza. Hay días malos, pero hay que seguir luchando y no venirse abajo. Estar con alegría. Que tengan la esperanza y la confianza que saldrán adelante. Todo lo positivo, arroparse de familia y amigos. Esperanza y fuerza.

Garbiñe Muguruza, Conchita Martínez y Carla Suár3ez

El día que le confirman el diagnóstico, llevaba una semana con la opción sobre la mesa. ¿Cómo ayudó ese ‘aviso’?

El médico me advirtió que era una posibilidad. Cuando te lo dicen no deseas escucharlo, pero cuando me lo dice yo sólo tengo en mente lo que hay que hacer para recuperarse y el tiempo necesario. Puse los cinco sentidos en ello. Me había avisado. Cuando me lo dijo le pregunté lo que había que hacer para recuperarme y el tiempo necesario.

Siempre ayuda recibir el cariño de toda esa gente que te ayuda, te anima y te da fuerzas»

En estos cinco meses tanto en tus redes como en los medios ha empleado palabras como fe, alegría, esperanza o ilusión. Palabras que hablan de actitud. ¿Cómo puede afectar la actitud en el desarrollo del proceso?

Los médicos recomienzan estar positiva y tranquila. Ellos me dieron muchas esperanzas, era bastante curable. Siempre lo he intentado llevar desde la normalidad y la tranquilidad. Viviendo el día a día siempre que me encontrase bien. Todo ha ayudado y todo ha ido sobre ruedas.

En su mensaje anunciando el diagnóstico comienzas diciendo “Me gustaría dirigirme a ustedes con una buena noticia”. ¿Cuándo puede llegar?

Sinceramente no lo sé. No sé las sesiones de radioterapia que me quedan. Tampoco sé si desaparecerá del todo o no. Es un interrogante. Tengo pruebas pendientes y la verdad es que no sé cuándo llegará.

Para terminar, estamos comenzando una nueva temporada en el circuito profesional. ¿Qué cree que puede pasar este año?


Los tenistas estamos siendo bastante privilegiados. Con todo lo que pasó el año pasado, se pudo acabar jugando dos Grand Slams, empezamos jugando otro Grand Slam y es bastante positivo. Dentro de la WTA y la ATP creo que están intentando hacerlo lo mejor posible, intentando cuidar a los jugadores. Ojalá que puedan jugar el máximo de torneos posibles siempre teniendo cuidado, con cautela y conociendo la situación que vivimos. Que la
cancelación de un torneo sea un mal menor. Con la esperanza que la temporada se pueda desarrollar con cierta normalidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *