Álvaro López San Martín vuelve a las finales

By on 19 diciembre, 2020

Por Alejandro Pérez

Álvaro López San Martín (Barcelona, 1997) ha vuelto a vivir, 12 meses después, las sensaciones de jugar un partido individual por el título. Ha sido en el torneo de 15k dólares de Madrid, en Ciudad de la Raqueta. “Ha sido una lástima perder la final pero estoy contento por haberla jugado y volver a competir tras varios meses fuera”. Sus palabras, minutos después de jugar el partido por el título en Madrid.

El barcelonés vuelve a sonreír. A sentirse competitivo. A jugar los partidos que gustan. Para todo el circuito, el año ha sido duro por el parón de cinco meses por la COVID-19. Para Álvaro, ha sido más todavía. Tras la cuarentena y entrenar para volver a competir, el codo que ya arrastraba un historial de lesiones, volvió a recaer.

Jugó la última semana antes de la pandemia (9-15 marzo en Croacia) y no volvería a jugar hasta el torneo de Valldoreix (9-15 de noviembre). Ocho meses: “Fui a operarme a Suiza y estuve dos meses más fuera. Otra vez al quirófano. Tengo confianza en que esta sea la última. He pasado cinco veces en cuatro años. Las dos caderas y tres el codo”.

Con tal historial de lesiones, parones y falta de continuidad, López San Martín pone la clave en la pasión: “Es duro [el proceso de recaer de una lesión y volver a pasar por todo el camino de vuelta]. Sentirte competitivo cuando vuelves. Ves que estás ahí y que si tienes la continuidad puedes lograrlo (volver y tener continuidad). Que tienes el nivel. Eso te hace querer, querer y querer. Si hay que pasar (otra vez por todo), se pasa. Es mi sueño. La pasión puede con todo”.

Para 2021 (este año quizás juegue en Turquía en diciembre, pero nada más) Álvaro sólo pide poder jugar un año entero sin parones. Algo que no ha conseguido desde 2016 (28 torneos), cuatro años. Y lo quiere hacer ganándose el derecho a salir de los torneos ITF y acomodándose en el circuito Challenger. Eso ya será en 2021. El año más raro de la historia moderna del tenis lo cierra con la sensación que da jugar una final. Y viendo de dónde viene el tenista catalán, es una de las mejores sensaciones. Ahora toca darle continuidad y horas en pista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *